Reservas
 

Ensalada de col, la gran olvidada

17 Ago

Ensalada de col, la gran olvidada

Y ahí está ella, en un recipiente independiente pero formando parte del plato. Está dentro del todo, pero fuera de lo concreto. Una situación difícil a la que se enfrenta nuestra ensalada de col día tras día. Ninguneada por muchos y perseguida por otros, no hay un término medio entre los amantes y detractores de la más pequeña de nuestras ensaladas.

Con una mezcla de repollo blanco, lombarda, zanahoria rallada y una salsa especial a base de mahonesa, este acompañamiento es un clásico en América o Centroeuropa. En España no termina de encajar para la gran mayoría y así lo demuestran nuestras estadísticas. Cuatro de cada cinco personas que le servimos ensalada de col la dejan en el plato sin tocar.

La cara B de todo esto no es otra que los beneficiados por su falta de consumo. Seguramente es la parte del plato que a la mayoría no le importa compartir o directamente regalar. Si la persona que le gusta va dentro de un grupo numeroso… es probable que sea capaz de explotar comiéndose las ensaladas de todos.

¿Por qué tendríamos que comer la ensalada de col?

Dentro de que nos pueda gustar más o menos existen varias ayudas que pueden hacerte cambiar de opinión al respecto.

  • Fuente de nutrientes. La Vitamina C, el Potasio y la fibra están muy presentes en la col y son muy beneficiosos para nuestro cuerpo.
  • Refuerza nuestro sistema inmunológico. La col blanca, unida con la lombarda y la zanahoria son tres alimentos que ayudan a  fortalecernos por dentro y ayudar a tener protegido nuestro organismo.

Protege nuestro estómago. Estos alimentos son ricos en fibra y por esa razón protegen nuestro estómago de digestiones pesadas. Ante la ingesta de alimentos potentes como hamburguesas o patatas, tomar esta pequeña ración de ensalada de col va a ayudar a nuestra digestión